lunes, 11 de junio de 2012

RESEÑA Vasco de Gama


Construye barcos, consigue tripulación y se el primero en llegar a las indias. 
¿Conseguirás hacer sombra al mismísimo Vasco de Gama?


El juego nos pone en la piel de un navegante cuyo objetivo es construir los mejores barcos, buscar una tripulación adecuada, ponerlos a navegar y conseguir con ello dinero y puntos de victoria. Con suerte, tendremos la ayuda del gran Vasco de Gama que nos echará un cable financiando las expediciones navales, pero solo a los jugadores más hábiles.
Y que mejor que ganarse el favor de personajes importantes de la época para conseguir recursos. Podrás hospedar en tu casa al mismisimo rey, a un alto cargo de la iglesia, a un navegante avezado o a un importante militar. Ganarse el favor de alguno de ellos te puede hacer llegar a lo más alto.  
Gestiona tu dinero, tus acciones, tu tripulación... Fleta barcos antes que nadie y navega hasta las indias para alcanzar la fama del mejor navegante de la época. ¿Crees que podrás hacerle sombra al mismísimo Vasco de Gama? 



Nº Jugadores: 2-4
Tiempo: 90-120 min 
Idioma: Ingles, Alemán. Independiente del idioma.

Vasco de Gama es un juego para 2-4 jugadores y cuyas partidas duran alrededor de 90-120 minutos. El juego no está editado en España, pero lo podréis encontrar fácilmente en tiendas especializadas o por internet a un precio que ronda los 30 €. El juego es absolutamente independiente del idioma, ya que solo hay texto en el manual de reglas, y podeis encontrar una magnífica traducción y maquetación en el siguiente enlace:

    Gracias a Javier Gomez Ufano por su excelente trabajo.


De que va...
En Vasco de Gama (VdG) tendrás que llegar a ser el mejor navegante, y esto incluye escoger los mejores barcos para construirlos, conseguir la tripulación adecuada para el barco que acabas de construir pasando, contratar a capitanes de barco, fletar los barcos intentando que naveguen el máximo tiempo posible para obtener recompensas por ello... Pero para conseguir todo esto eficientemente necesitas dinero y buena gestión de tus turnos. 


Y para conseguir todo esto, VdG tiene una mezcla de mecánicas muy bien implementadas e incluso con algún minijuego de lo mas estratégico. Su primera gran virtud es que los todo el mundo juega el turno a la vez. Eso elimina los tiempos de espera y te tiene en todo momento en vilo.
Por orden, los jugadores eligen que acciones llevar a cabo y el orden en que se realizarán viene determinado por una especie de subasta que mas tarde explicaré. Si eres buen gestor del dinero y sabes arriesgar sin pasarte de la ralla, podrás adelantarte a tus contrincantes y llevar a cabo las mejores maniobras antes que nadie.


Por tanto, mecánica de colocación de trabajadores y subastas para determinar quien hace las acciones y en que orden, respectivamente. Mecánica de gestión de recursos para comprar barcos y contratar tripulación. Y por último, cuando pones tus barcos a navegar, aparece un minijuego con una mecánica totalmente novedosa y muy estratégica que podría en si mismo ser un juego de mesa aislado. En la navegación está la clave del juego, y el objetivo final de todos nuestros esfuerzos. 

Por tanto, VdG es un juego variado, que mezcla hábilmente clásicas mecánicas con elementos novedosos y que te mantendrá absorto durante toda la partica buscando la mejor manera de sacar adelante tus objetivos náuticos




Componentes
Los componentes de VdG son el claro ejemplo de lo que es un eurogame. Tablero vistoso, componentes en madera, sin dados.
El tablero de VdG es uno de los mejores que he visto, sino el mejor. En primer lugar, el dibujo es precioso, se adapta perfectamente a la temática, y viene cargado de símbolos que nos servirán de perfecto recordatorio de las reglas. Además, está perfectamente segmentado con cada una de las fases del juego, así que no podría ser más funcional. 

En cuanto a las fichas, pues madera del estandart eurogame. Hay unas fichas a las que hay que pegar una pegatina con el orden de turno, y eso se hace un poco engorroso. Por lo demás, componentes mas que correctos.
Se echa en falta una bolsa de tela para sacar los marineros al azar la zona de contratación de la tripulación. El juego no es caro para lo que trae, pero no hubiese estado de más que la hubiesen incluido de serie.



Mecánica
En VdG, cada jugador tiene cuatro fichas de su color que representan las 4 acciones que podrá hacer ese turno y que deberá colocar en la zona que corresponda a la acción que quiera llevar a cabo. El tablero está dividido en 4 secciones en las que poner tus fichas de acción:
  • Construcción de barcos: Podrás comprar barcos de entre 7 disponibles, gastando una moneda por uno o 4 monedas por 2. Cada barco tiene una exigencia de tripulantes, que tendrás que contratar en la zona de tripulación.
  • Contratación de tripulación: Aquí podrás contratar marineros para tus barcos. Hay de 4 colores diferentes, y te costará muy barato si los coges del mismo color. Controla que barcos tienes para contratar el color de marineros que necesites. También podrás contratar capitanes.
  • Vasco de Gama: En esta casilla escoger entre ganar dinero, o conseguir el apoyo de personajes influyentes. Los personajes son el Rey (que te da una acción extra por turno), el Sacerdote (que te ofrece marineros blancos, siendo la única manera de conseguir 5 de diferentes colores), el Navegante (que te regala un barco por turno para fletar) y el Militar (que te otorga 2 puntos de victoria gratis por turno).
  • Zona de navegación: cuando tengas barco (con su tripulación y capitán) puedes ponerlo a navegar. En función de su puerto de salida, obtendrás recursos extra o puntos de victoria y si el barco es de nivel alto, seguirá navegando de puerto en puerto y otorgándote beneficios. Es importante tener barcos de nivel alto porque en los puertos hay plazas limitadas, y si no hay huecos los barcos de nivel bajo se retiran del juego.



Cada una de estas 4 zonas para realizar acciones tiene huecos limitados, así que es vital no solo poner tu disco de acción en la zona que quieras sino ser de los primeros en hacer la acción para no quedarte sin nada. Por ejemplo, si eres el tercero en realizar la acción de comprar barcos es posible que solo te queden los peores y te tengas que conformar con lo que dejan los demás,
Hay un espacio central en el tablero con 24 fichas numeradas que determinarán el orden en que se realizarán las acciones durante el turno. Cada jugador, en orden de las agujas del reloj, colocará su ficha de acción en una de las zonas del tablero y sobre ella debe colocar una de las 24 fichas de orden. 



Cuando todos los jugadores hayan colocado sus discos de acción con su ficha de orden correspondiente, se van realizando las acciones siguiendo el orden de las fichas de orden empezando por el numero 1 y acabando en el 24. Entonces, ¿porque no iba a coger un jugador siempre la ficha de orden más alta de las disponibles? Pues porque cuesta dinero, y este recurso no es el que mas abunda precisamente.
Al principio del juego, se desvela una loseta con un número comprendido entre el 15 y el 5. Si sale un 12, todas las fichas de orden por debajo del 12 te saldrán gratis mientras que si coges una ficha de orden por encima del 12, te costará tantas monedas como la diferencia que haya hasta el número que elijas. Es decir, si te quieres asegurar ser de los primeros en comprar barcos, coges tu ficha de acción y la colocas en la zona de barcos con una ficha de orden valor 7. Por esa ficha de orden pagarás 5 monedas(12-7= 5), pero si alguien quiere adelantarse a tu movimiento tendrá que coger la ficha de orden de valor 6 o menor, lo que le costará 6 monedas o más. 



Es importante que controles bien tu propio turno, y el orden de las acciones que coges, es decir, si quieres conseguir comprar un barco y luego ponerlo a navegar, es importante que a la acción de comprar barco le asocies una ficha de orden menos que a la navegación, porque sino no perderas acciones sin poder hacer nada.
El número de corte que indica a partir de que ficha de orden se paga puede cambiar cada turno, pero solo tiene una variación de +3/-3. Lo gracioso del asunto es que esa variación es secreta y solo se conoce después de que todo el mundo ha asignado sus órdenes y sus acciones. Este es el único factor azar que tiene el juego, que por otro lado es totalmente controlable, y que le da momentos de tensión impagables porque muchas veces ajustarás hasta la última moneda tus turnos y un resultado de +3 te puede hacer pagar mas de la cuenta por tus acciones. 

Respecto a la Zona de Navegación, es vital una correcta colocación de barcos. Puedes jugar a colocar barcos de nivel bajo que son mas fáciles de poner a navegar y pero que duran menos, o barcos grandes que sean costosos de construir pero que luego aguanten varios turnos en el mar. Lo importante es adaptarse a lo que hacen los demás, bloquear sus barcos con los tuyos, intentar expulsarlos de los puertos. Cada turno que tengas un barco navegando son puntos de victoria ganados, así que intenta mantener los tuyos y expulsar los otros. Pero no es fácil, no solo hay que tener el barco, sino que hay que coger un buen puesto en el orden de acciones para que no te quiten la estrategia, o el lugar privilegiado en un puerto. 



La zona de navegación es un juego dentro de otro juego. Una pequeña lucha estratégica perfectamente integrada tanto en mecánica como en temática. Una pequeña joya sobre la que gira el juego y que premia a los que saben adaptarse a las situaciones adversas y a los que han sabido predecir las estrategias de sus adversarios.
Y esto es VdG, y durante 5 turnos estarás inmerso en tu propia estrategia y calculando como estropear la del contrincante. La mecánica de las fichas de acción es una genialidad que te obliga a arriesgar hasta la última moneda para adelantarte a las acciones de tus compañeros. Y la zona de navegación es un minijuego profundo, desafiante y complejo, que jugado contra compañeros de altura tiene un factor puteo tremendo.



Con quien jugar
VdG es un juego complejo, que hará las delicias de los jugadores mas experimentados. Hay mucha interacción entre jugadores, es sesudo y requiere al menos un par de  partidas para dominar sus mecánicas. Eso si, olvídate de jugarlo con jugadores novatos, porque se pueden retirar de la partida antes del segundo turno.
Yo he jugado muchas veces, la mayoría de ellas con amigos jugones y es un juego que siempre gusta. Lo hemos jugado a 2, 3 y 4 jugadores y en todos los casos funciona a la perfección siendo perfectamente escalable.
También he jugado con gente más novata que venían del Catan y del 7 wonders, y también lo disfrutaron, aunque los primeros turnos estaban con cara de poker hasta que cogieron la dinámica de lo que es un eurogame profundo como este.
Por tanto, juego perfecto para cualquier jugador que tenga un mínimo de experiencia en los juegos de mesa. Es el paso perfecto para los que hayan disfrutado y explotado juegos como Los Pilares de la Tierra o el Stone Age. Si aún te parece complejo el Catán, no lo intentes con Vasco de Gama. 




Que tiene de malo
Pocas cosas malas le puedo encontrar a este juego. En cuanto a materiales, una bolsa de tela para sacar al azar a los marineros de la bolsa hubiese sido un detalle.
Tener que pegar las pegatinas a las fichas de madera del juego es un proceso laborioso, y a veces parece que quieren separarse de la madera, pero por ahora aguantan.



CONCLUSIONES
Vasco de Gama es uno de los mejores juegos de mesa a los que he jugado jamás. En primer lugar, entra por la vista. El diseño gráfico del tablero es genial, y no estoy hablando solo de la calidad de las ilustraciones y lo bien que pegan con el tema del juego sino que el tablero está perfectamente segmentado y esquematizado con símbolos que te recordarán en todo momento las reglas sin tener que estar consultándolas.


Otra genialidad de este juego es la mecánica de resolución de las fichas de orden. Que puedas adelantarte a las acciones de los demás, gracias a las fichas de orden y al dinero que puedas pagar por ellas convierte la fase de planificación del turno en una autentica batalla campal entre jugadores intentando ser el primero en cada una de las acciones. Por tanto, la interacción entre jugadores es muy directa, corrigiendo un problema clásico que tienen los juegos de gestión de trabajadores.


Y el tercer gran acierto de este juego es la Zona de Navegación, un juego dentro de otro juego cargado de estrategia y puteo. Colocar tus barcos correctamente intentando bloquear a los de los demás mientras vamos ganando beneficios en cada puerto al que consigamos llegar.



Y lo mejor, el juego funciona como la seda. Mecánicas perfectamente entrelazadas con partidas siempre ajustadas y tensas. Turnos simultáneos para todos los jugadores lo convierten en un juego dinámico evitando el temido Análisis / Parálisis. Además, siempre supone un reto para el jugador porque te verás obligado a cambiar de estrategia muchas veces porque alguien te ha robado el barco que buscabas o no has conseguido tripulación suficiente para tus embarcaciones.


En resumen, VdG es una maravilla de juego con un ritmo creciente y unos finales de partida de lo más emocionantes. Uno de esos juegos a los que siempre tienes ganas de echar una partida más, y que supone un reto para cualquier jugador con un mínimo de experiencia lúdica. Si disfrutaste con Stone Age y con Los Pilares de la Tierra, este es tu juego. Seguramente, uno de los mejores juegos de mesa de los últimos años. Imprescindible en cualquier ludoteca.

Lo Mejor
-    Diseño del tablero, ilustraciones preciosas y funcionalidad.
-    Mecánica de juego, las peleas por el orden de las acciones son míticas
-    La “Zona de Navegación”, un juego dentro de otro juego. Estrategia y puteo a partes iguales.
-    Turnos simultáneos, olvídate del análisis / parálisis.
-    Partidas siempre ajustadas, el juego va “in crescendo” y tiene finales muy emocionantes.

Lo Peor
-    Podrían haber incluido una bolsita de tela para sacar los marineros al azar.
-    Pegatinas sobre las fichas de orden con tendencia a despegarse.


Veredicto IMPRESCINDIBLE

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada